PLR

Migrantes y jóvenes, los nuevos rostros del liderazgo en La Guajira

Junio 26, 2021

“Que nos incluyan a nosotros los migrantes, los venezolanos, en programas de formación y liderazgo aquí en Colombia ha sido maravilloso porque muchos, como yo, estamos aportando y compartiendo nuestros saberes y costumbres para crecer. Este programa me ha fortalecido como buen líder y me ha ayudado a procesar esas ideas que antes no sabía cómo desglosar o proyectar”. Así describe José Francisco Fernández, indígena wayúu de Venezuela y quien vive hace algunos años en La Guajira, su experiencia en nuestro programa Liderazgo para la Reconciliación, desarrollado por la Fundación Origen, con el apoyo del Programa de Alianzas para la Reconciliación (PAR) de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional USAID y ACDI/VOCA Colombia.

Gracias a esta iniciativa, 40 jóvenes habitantes de La Guajira, entre indígenas, mujeres, migrantes, afrocolombianos y retornados que contribuyen a procesos de reconciliación, prevención de la xenofobia y violencias basadas en género, están becados para desarrollar sus habilidades de liderazgo adaptativo y así capitalizar oportunidades que impacten sus territorios.

Sara Victoria Pushaina, también miembro de la etnia wayúu, y quien ha trabajado los últimos años con la Fundación Libertad para los Niños Wayúu, es otra de las beneficiarias del programa: “Ha sido muy enriquecedor porque además de adquirir nuevos conocimientos me ha ayudado a ampliar mi visión, a superar mis frustraciones y a no desistir hasta alcanzar mis sueños”.

Los participantes también han explorado el emprendimiento como escenario para generar progreso desde diferentes enfoques, transformar positivamente las narrativas de territorio y encontrar valor en la diversidad como estrategia de conexión y construcción de redes colaborativas.

Teniendo en cuenta las circunstancias actuales del país, y que los y las beneficiarios del programa son jóvenes entre los 18 y 28 años de edad, este programa es cada vez más relevante –manifiesta Sheila Vivas Hurtado, Directora de Sector Social de Origen–. Somos conscientes de las grandes capacidades que tienen estos jóvenes para hacerse cargo de los retos de su entorno, pero también de los retos que tenemos como sociedad en la generación y promoción de procesos que les permitan fortalecer sus voces, su incidencia y su participación desde un liderazgo colectivo, consciente y coherente con las dinámicas del país”.

“Para nosotros ha sido muy grato ver la diversidad de los participantes, saber que están representados los diferentes grupos poblacionales tanto de Riohacha, como de Maicao y Uribia– manifiesta Andrés Alegría Polanía, Gerente de Género e Inclusión Social del Programa Alianzas para la Reconciliación PAR de USAID y ACDI/VOCA–. Además, desde PAR estamos convencidos de que los procesos de reconciliación empiezan desde las bases, desde los territorios; así que no solo fue muy valioso haber identificado estos liderazgos sino ver cómo se están fortaleciendo y cómo esta experiencia de vida, según cuentan ellos mismos, está permeando todo lo que hacen como personas y como líderes y lideresas en sus comunidades”.


¿Por qué La Guajira?

El departamento de La Guajira se caracteriza por ser un territorio diverso. Según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo-PNUD, su población étnica, compuesta por personas indígenas, negras, afrocolombianas y raizales, se componía en 2019 por cerca de 370 mil personas. La población migrante, por otro lado, supera las 160 mil personas actualmente, siendo Maicao la población que alberga a la mayor cantidad, cerca de 55 mil, dada su ubicación fronteriza.

Las profundas desigualdades presentes en el departamento siguen motivando a líderes sociales, políticos y empresariales a unir sus fuerzas para construir un escenario más amable e incluyente con sus comunidades. Riohacha, por ejemplo, se catalogó como el segundo municipio con mayor pobreza monetaria en Colombia, con un índice del 49,3% en 2019, siendo esta cifra el inicio de la lista de muchos otros datos preocupantes que aquejan a la región y que se convierten en la principal razón para que organizaciones como Origen y ACDI-VOCA se estén movilizando.